497 carretas peregrinas llegan al santuario nacional de Popoyuapa

Masayas mantienen viva fe y tradición de San Lázaro
19 marzo, 2018
Entradas gratuitas, animación y premios para todos este verano
23 marzo, 2018

Más de 350 años de tradición se mantienen firme con la celebración de Jesús del Rescate al que llegan a su santuario, en Popoyuapa, miles de promesantes que este año lo hicieron en 497 carretas haladas por bueyes y caballos, sin contar los que lo hicieron por otros medios como vehículos personales, transbordando en unidades de transporte colectivo y hasta a pie afirmaron algunos devotos.

Como siempre estos peregrinos, procedentes de varios municipios y comarcas de Carazo, Masaya, Granada y Rivas tienen padrinos que los apoyan económicamente para cumplir con sus respectivas promesas, aunque varios lo hagan con sus propios recursos.

Y ocasionalmente se dan sucesos preciosos como el caso de una niña que llegó a este mundo cuando su madre, una joven promesante, dio a luz a su segundo hijo cuando la carreta se desplazaba por el sector del río Gil González Dávila.

La joven madre responde al nombre de Auxiliadora Gaitán, cuyo bebé llevará el nombre de María de Jesús, en honor a Jesús del Rescate, a quien la madre y su familia le tienen mucha devoción. Auxiliadora es la comarca de Pacayita, en Masaya.

El padre Carlos Mairena, originario de Popoyuapa, asegura que esta tradición tiene más de 350 años de realizarse en este mismo santuario, en cierto momento dio la impresión de desaparecer, pero resurgió con más fuerza y ahora son miles de devotos los que llegan a rendir honor a Jesús del Rescate.

Por su parte, el cardenal Leopoldo Brenes destacó y agradeció el apoyo que la Policía Nacional brinda a actividades religiosas como este de las carretas peregrinas, que año con año viajan al santuario nacional en Popoyuapa.

Lorgia Torres, de San Juan de Oriente, sigue esta tradición que les dejaron sus padres, realizando este peregrinaje durante 55 años y ahora ella lo hará hasta su muerte.

Cada uno de estos promesantes llevan consigo lo indispensable para el trayecto de cuatro días de ida, cuatro de estadía y por los menos otros dos de regreso. Ellos llevan gallinas, gallos, cerdos, enseres de cocinas y artículos personales.

Realizan un largo y cansado recorrido pero lo hacen con fe, devoción y amor a Jesús del Rescate.