Dirialeños disfrutan de mitos y leyendas