Nicaragua, el nuevo paraíso de los pensionados