RACCS, la que enamora en Nicaragua

El norte de Nicaragua enorgullece con Madriz
24 agosto, 2018
RACCS,-campaña-Prinzapolka
Nicaragua relanza turismo del Triángulo Minero y Prinzapolka
24 agosto, 2018
RACCS,-campaña4

La vida te ha dado la oportunidad de recorrer y conocer diversos rincones de Nicaragua pero cuando llegas a la Región Autónoma de la Costa Caribe Sur, RACCS, algo inexplicable ocurre: te enamoras para siempre.

No se sabe que te embelesa de esta región de Nicaragua ubicada a la orilla del mar Caribe.

La conforman 12 municipios: Paiwas, La Cruz de Río Grande, Desembocadura del Río Grande, El Ayote, El Tortuguero, Laguna de Perlas, Muelle de los Bueyes, El Rama, Kukra Hill, Nueva Guinea, Corn Island y Bluefields, como capital de toda la región.

En la RACCS están asentados seis grupos éticos (miskitos, garífunas, ramas, creoles, mayagnas y mestizos) con características y formas de vida particulares.

Hablar de la región sur de Nicaragua es hablar de gente, bailes, clima, comida, lenguas y costumbres que te atrapan. La cultura de esta zona tiene influencia inglesa y africana.

Y es que por poseer tanta riqueza natural y cultural, el Instituto Nicaragüense de Turismo, INTUR, relanzó a la RACCS como destino único para los turistas que buscan naturaleza y aventura.

La importancia de esta región toma impulso tras la conexión terrestre con el Pacífico de Nicaragua habilitada recientemente.

Ana Carolina García, directora de Promoción y Mercadeo de INTUR, fue la encargada de presidir el evento junto a autoridades municipales y 150 empresarios del sector turismo.

La funcionaria centró su intervención en invitar al sector turismo privado de Caribe Sur a unirse a este esfuerzo “para que juntos reactivemos el turismo”. Destacó que varios destinos de esta región son promovidos en misiones internacionales de países centroamericanos.

La Región Autónoma de la Costa Caribe Sur tiene una extensión territorial de 27,260 km², es más selvática y lluviosa que el Caribe Norte, pero la temperatura es cálida todo el año.

Su río más importante es el Escondido, hermosa vía fluvial de 90 kilómetros de longitud y entre 200 y 300 metros de ancho que se forma por la confluencia casi simultánea de los ríos Siquia, Mico y Rama.

Las playas de acá son todo lo contrario a las del Pacífico: arena blanca y aguas turquesas. Aquí se baila el contagioso Palo de Mayo para dar la bienvenida a la lluvia. Se saborea el rondón, sopa de cangrejo, baami, queques de yuca, quequisque y banano, gifiti, ginger beer, pan bon, soda cake y gallopinto con coco.