Caraceños celebran tope de los santos

Exitoso festival de preservación de las tortugas en Villa El Carmen
22 enero, 2018
Nicaragua, donde a la princesa Eugenia de York le propusieron matrimonio
22 enero, 2018
Mostrar Todo

Miles de devotos y promesantes de San Sebastián, patrono de Diriamba, participaron el pasado 19 de enero en el tradicional tope de los santos que se realiza frente a la iglesia del municipio de Dolores, donde se encuentra con San Marcos y Santiago al ritmo de la música tradicional del Toro Huaco y del Güegüense.

En esta tradicional fiesta religiosa de los católicos del departamento de Carazo, centenares de promesantes de diversas edades visten coloridos atuendos y bailan al son de pitos, tambores y violines.

La imagen de San Sebastián llegó a Diriamba hace casi 300 años y desde entonces sus pobladores lo tienen como su santo patrono.

Al tope de estos tres santos de la iglesia católica asisten miles de promesantes de todo el departamento de Carazo y del resto del país, algunos pagan promesas obsequiando picadillo o indio viejo y fresco de jengibre a los cansados promesantes. Algunos llegan montando hermosos corceles que marchan a paso rítmico entre Diriamba y Dolores.

En el trayecto que divide a estas dos ciudades miles de personas sientan a esperar a que pase San Sebastián, que viaja acompañado por San Caralampio.

Al final del viaje, cuando se encuentran los cuatro santos, los promesantes realizan un frenético baile y luego uno por uno entra a la iglesia de Dolores y al día siguiente regresan a sus respectivos municipios.

Gladys Baltodano Mendieta, promesante diriambina, asegura que tiene 43 años de participar en esta magna celebración en honor a San Sebastián, “porque es un santo milagroso y porque ha sido una tradición familiar la devoción hacia este miembro del santoral católico”.

En esta celebración no puede faltar la pólvora y algunos promesantes pagan centenares de córdobas para comprar y pagar quien lance cohete y haga explotar bombas anunciando la salida de cada una de los santos de sus respectivas iglesia, así como a la llegada de todos a la iglesia de Dolores, el municipio más pequeño del país.

Se destaca en esta celebración la presencia de los miembros de la Policía Nacional y de los Bomberos para cuidar que todo se desarrolle en calma, seguridad y bienestar.

Durante el tope no se reportó ningún incidente.