FITCUBA 2014, oportunidad para Nicaragua